Desaprender para transformar.

Desaprender para transformar. La Revolución Industrial, en siglo XVIII y XIX fue un hito en la historia de la humanidad, supuso un punto de inflexión en toda la economía mundial, que después de estar muchos años sin un aumento de la renta per cápita, empezó a crecer en todo el Mundo. Y no sólo lo supuso a nivel económico sino también a nivel social y tecnológico, el hecho de pasar de una economía basada en la producción agrícola, ganadera y de comercio a empezar a producir con máquinas y tecnología provocó que las masas pudieran acceder a productos, servicios y trabajo de manera exponencial.

En el siglo XX llegó internet, que también revolucionó a nivel mundial cómo las personas podíamos comunicarnos simultáneamente y por ende las organizaciones y empresas podían acceder a procesos hasta ese momento nunca vistos.

Y en la actualidad, el big data, la inteligencia artificial, y todo lo relativo a lo digital es el presente y el futuro. Estamos ya inmersos en ello.

Pero ¿estamos las personas y las organizaciones preparadas para ello?

La velocidad de la información que nos llega, la cantidad de demandas que tenemos que abordar todos los días alrededor de estos nuevos procesos y las nuevas habilidades que tenemos que desarrollar no sólo técnicas y humanas, sino de maneras de pensar, hacen que tengamos que plantearnos:


¿Qué nuevos modelos organizativos necesitamos? ¿Qué otras formas de pensar nuevas?


Decía Itamar Rovosky ''Las organizaciones son personas organizándosepor lo tanto si queremos transformar las organizaciones lo primero que tenemos que hacer es transformarnos a nosotros mismos.

Es importante “desaprender para transformar “, el cerebro humano, aunque es muy plástico y tiene esa capacidad, le cuesta deshacerse de los viejos caminos neuronales ya aprendidos y que nos han funcionado hasta ahora, por ello se requiere de más esfuerzo, voluntad, perseverancia y sobre todo encontrar un propósito.

¿Por qué tengo que hacer ese cambio? ¿Para qué me va a servir?

Es fundamental que nos formulemos preguntas que nos hagan encontrar un propósito y un sentido y que éste conecte con nuestros valores y creencias esenciales para que el cambio tenga éxito.

Citando a Cris Bolívar, “las organizaciones buscan ese sentido esencial“ obteniendo como resultado una visión, misión y valores más claros y auténticos, que los va a llevar a ser organizaciones más sostenibles, donde las personas aprenden unas de otras, y donde los resultados además de económicos son también de otra índole, generando empresas más saludables que ofrecen beneficios a la sociedad en general.